De trabajo comunitario escolar a ciudadano científico medular

Dereck mencionó que estas experiencias lo han ayudado a entender mejor el estado del medio ambiente en su comunidad.

Dereck mencionó que estas experiencias lo han ayudado a entender mejor el estado del medio ambiente en su comunidad.



Por Marielisa Ortiz Berríos

Como parte de los requisitos para completar su escuela intermedia, Dereck J. González Pérez, debía cumplir con unas horas comunitarias. Con este propósito, el joven de 15 años se interesó por el Programa Ciudadano Científico, Para La Naturaleza (PLN), unidad del Fideicomiso de Conservación de Puerto Rico, y sus distintas investigaciones. Es así como comenzó su labor como ciudadano científico comunitario (medular).

Dereck contó que decidió ir a una actividad en la Hacienda La Esperanza para conocer las distintas investigaciones. Allí se interesó particularmente por el estudio de los murciélagos. Más adelante, al finalizar sus horas de trabajo comunitario con Ciudadano Científico, en el proyecto de los mamíferos alados, el estudiante mostró interés en continuar de manera formal como participante activo, junto a la mentoría del experto en murciélagos, Armando Rodríguez Durán.

“Fue un acuerdo entre el científico y yo, porque yo quería hacer investigaciones en varias áreas y él me facilitó la idea de cómo hacer bien la investigación”, comentó Dereck, quien cursa el décimo grado en la escuela Vocacional Antonio Reyes Padilla, en Utuado. El tema que trabaja Dereck, junto a otra joven estudiante de 13 años, es similar a la labor que realizó inicialmente como voluntario, pero esta vez comparando los pueblos de Arecibo, municipio donde reside, y Fajardo, pueblo donde vive su compañera de investigación.

¿Cómo es el trabajo que realizan en Ciudadano Científico? “Lo que nosotros hacemos es que mensualmente, por una semana, dejamos la máquina de monitoreo acústico grabando y la otra semana la recogemos y leemos los datos”, explicó Dereck. El joven contó que durante el tiempo que ha trabajado con los murciélagos ha observado muchas especies que jamás pensó ver en Arecibo. “Me estuvo impresionante el que haya detectado el murciélago alioscuro”, destacó. “No es raro de detectar pero donde está puesta la máquina que detecta sonidos está raro que haya aparecido”. Mencionó que anteriormente lo había visto en unos bunkers localizados en un bosque de Bayamón.

Otros murciélagos que Dereck ha avistado son el bigotudo menor, bigotudo mayor, murciélago de los techos, murciélago hocico de cerdo, entre otros. “Yo diría que los murciélagos son frágiles, pero son unos tipos de animales necesarios para la convivencia del ser humano y la naturaleza”, describió.

La investigación y el proceso científico

Los jóvenes decidieron hacer sus investigaciones en los pueblos de Arecibo y Fajardo, pues son sus lugares de residencia. El propósito del estudio es verificar el impacto que están teniendo las construcciones desmedidas en las poblaciones de los murciélagos. Para realizar el trabajo de campo utilizan una máquina de monitoreo acústico, y una computadora para verificar los datos. Como parte de la labor que realizan también incorporaron el elemento educativo mediante charlas que han ofrecido en varias escuelas de sus respectivas comunidades. Dereck expresó que han recibido buena retroalimentación de las personas que han participado de las conferencias y han mostrado gran interés en el tema.

Antes de comenzar a trabajar el proceso científico a través de esta investigación, Dereck conocía de manera básica los pasos a seguir, “pero no sabía en detalle cómo se hacían las cosas, el tiempo que toma analizar los datos, llegar a la conclusión, y descartar otras posibles alternativas”. Además, el ciudadano científico mencionó que estas experiencias lo han ayudado a entender mejor el estado del medio ambiente en su comunidad. “Yo antes sabía de todos estos problemas, pero no sabía cómo afectaban a la comunidad, y desde que estoy investigando sé muchas cosas que están afectando a los murciélagos”, precisó, a la vez que describió a los murciélagos como controladores de plagas. Destacó también que ahora que conoce más a estos mamíferos voladores, orienta a otras personas sobre la labor que ejercen en el ecosistema.

El apoyo de sus padres

Los padres de Dereck lo han apoyado y acompañado a las investigaciones y visitas de campo. Su mamá, Brenda Pérez, describió la experiencia como excelente, ya que el continuo contacto con la naturaleza les ha permitido conocerla y apreciarla más. Además, el compartir en estas actividades los ha ayudado a unirse más como familia. Contó que también han participado en otras actividades de PLN, relacionadas al sapo concho, monitoreo de tortugas, observación de aves, estudio de los ríos y la calidad del agua, arqueología y costas.
Hallazgos
Cerrar