Zonas de Manejo en la Reserva

ZONAS DE MANEJO EN LA RESERVA NATURAL HACIENDA LA ESPERANZA

Bosques y matorrales secundarios

Las once unidades de manejo de bosque secundario y matorrales se encuentran en proceso de recuperación, después de haber estado sujetas a producción agrícola y de pastos. Cuenta con 365.2623 Cdas (143.563 ha), y en ellas se permite el desarrollo de los procesos naturales de sucesión vegetal. Sin embargo estás áreas continúan fragmentadas por las mismas acciones de producción de la Reserva. Se tiene como fin en estas zonas revertir el proceso de fragmentación mediante estrategias de reordenamiento a fin de lograr masas forestales de cobertura continua.

Costas

La zona posee 19.677 Cdas (7.734 ha). En esta los procesos biológicos y ecológicos ocurren con poca intervención de manejo. Las unidades de manejo más cercanas al Río Grande de Manatí reciben mayor impacto de origen antropogénicos por la proximidad a que se encuentran a este cuerpo de agua y por su accesibilidad vehicular para la recreación. En la playa de Tómbolo se encuentran las comunidades arrecífales de mayor tamaño en la reserva y el estuario del caño Boquilla en el extremo este aparenta estar en un estado saludable que permite la continuidad de procesos biológicos.

Humedales

La zona posee 792.406 Cdas (311.447 ha). Actualmente los humedales de la HLE son de los ecosistemas más impactados por el cambio de uso del suelo, y su composición vegetal original ha sido totalmente alterada. Su funcionamiento depende de la intervención directa mediante la restauración hidráulica y reforestación con objetivos de sucesión biológica. Los humedales sobreviven parcialmente al cambio de uso de suelo y a las modificaciones del drenaje. Sin embargo, se ha permitido que los procesos naturales sigan su curso. En las áreas arrendadas los humedales han sido relegados a esta actividad. El manglar ha sobrevivido al cambio histórico del uso del suelo limitando su distribución al estuario y a la orilla de canales y caños. El manglar está sujeto a conservación permitiendo la continuidad de procesos biológicos. El bosque de mangle de la RNHLE sirve como hábitat de aves marinas y terrestres, y brinda condiciones para la reproducción de peces y crustáceos de importancia biológica y comercial. Es uno de los ecosistemas de mayor diversidad biológica en la HLE el cual presenta especies marinas, de agua dulce, y las adaptadas a vivir en ambas condiciones.

Mogotes y abras

La zona posee 245.214 Cdas (96.379 ha). La cadena de mogotes y abras se encuentra en conservación. Los procesos biológicos y ecológicos ocurren sin intervención de manejo en los topes de los mogotes. La vegetación natural y la vida silvestre en las abras, así como el primer tercio de las colinas aledañas han sufrido impactos por la producción de pastos y las actividades de mantenimiento en caminos. Estas actividades favorecen el acceso ilegal a estas zonas de la Reserva cuyo manejo debe ser semejante al de una Zona Núcleo.

Pastos y arrendamientos

La zona posee 1032.578 Cdas. (405.884 ha). Las arreas de arrendamiento no sustentan ganado pero se dedican a la producción de heno, su uso sustentable es prioritario para el manejo de la reserva. Las áreas de pastos que no están arrendadas están en descanso, y en parcelas de la región norte y oeste se han iniciado acciones de reforestación.

Hallazgos
Cerrar